Informacion

La Psico-oncología, en qué consiste

La Psico-oncología, en qué consiste

La psico-oncología puede definirse como el conjunto de contribuciones profesionales, educativas y científicas de la psicología al estudio y tratamiento del cáncer.

La psiquiatra Jimmie Holland, fundadora e impulsora de la psico-oncología afirma que esta disciplina a caballo entre la psicología y la medicina consiste en estudiar las respuestas emocionales en cada una de las etapas del paciente con cáncer, de sus familiares y de los profesionales sanitarios involucrados. Así mismo, considera que debe estudiar aquellos factores psicológicos, comportamentales y sociales que afecten a la morbilidad y a la mortalidad, insistiendo en la importancia de atender a la esfera psicológica, biológica y social de la persona.

La importancia de la psico-oncología

La figura del psico-oncólogo va cobrando fuerza en nuestra sociedad por distintas razones, entre ellas nos encontramos:

  • El aumento de casos oncológicos que se dan anualmente en nuestro país, con la importancia socio-sanitaria que ello conlleva.
  • Los avances en los tratamientos médicos, que están permitiendo un aumento en las tasas de curación y control de la enfermedad, permitiendo así decir que tener cáncer no es sinónimo de muerte.
  • La evidencia de los tratamientos psicológicos que han demostrado cómo sus tratamientos son válidos en la mejora de la calidad de vida de las personas con cáncer ya que ayudan a los pacientes a encontrar herramientas para su afrontamiento y control de síntomas.

Funciones del psico-oncólogo

La psico-oncología se orienta al abordaje psicológico de distintas áreas:

  • La prevención o eliminación de malos hábitos y promoción de hábitos saludables que reduzcan el riesgo de padecer cáncer. La prevención puede hacerse tanto en personas sanas como en personas que presenten factores de riesgo como es el consumo de tabaco. Está promoción de la salud puede hacerse desde edades tempranas con programas adaptados, que permitan a las generaciones venideras tomar conciencia de sus hábitos y de la importancia que estos tienen en el desarrollo de enfermedades.
  • Los profesionales de la psico-oncología se encuentran presentes dentro del equipo de consejo genético oncológico.
  • Al abordaje de la persona enferma en cada una de las fases de enfermedad, evaluando e interviniendo (primer impacto emocional del diagnóstico, preparación para pruebas, psicoeducación, intervenciones psicológicas durante los tratamientos a fin de reducir respuestas emocionales desadaptativas, mejora de la calidad de vida, promoción de un correcto desarrollo de recursos y estrategias de afrontamiento, reducción de problemas asociados a la enfermedad y sus tratamientos como pueden ser las náuseas y vómitos, intervenciones al final de la vida y en cuidados paliativos, intervenciones orientadas a la supervivencia… ).
  • Las intervenciones psicológicas pueden llevarse a cabo de forma individual, en grupo, en grupos de apoyo, familiar o de pareja.
  • Así mismo, es capaz de dar respuesta a las necesidades y malestar de los familiares que en ocasiones se ven desbordados y faltos de recursos de afrontamiento. La enfermedad del cáncer afecta a la familia como sistema, supone un importante giro de los acontecimientos y no es poco habitual que deban realizarse cambios en los roles y rutinas. El final de la vida de un ser querido es un momento crítico donde el profesional de la psico-oncología también está presente, orientando emocionalmente a los familiares y ofreciendo apoyo y pautas para las despedidas, elaborar posteriormente un duelo saludable tiene mucho que ver con esto. La preparación de la muerte y su posterior elaboración compete al psico-oncólogo, ya que el fallecimiento tras una larga enfermedad y desgaste físico del familiar supone una experiencia sumamente impactante. En definitiva, este profesional orienta su trabajo con la familia para mejorar su cohesión, comunicación y adaptación psicológica al proceso de enfermedad favoreciendo a su vez a la adaptación del enfermo con cáncer.
  • El equipo médico también es tenido en cuenta ya que son profesionales enfrentados diariamente al sufrimiento y la muerte, estas situaciones de gran carga emocional puede producir distress emocional en ellos y necesitar pautas y estrategias para su manejo, el hecho de que la psico-oncología se encuentre a medio camino entre la psicología y la medicina supone que el psico-oncólogo debe tener una formación específica sobre aspectos médicos y psicológicos de la enfermedad y sus tratamientos así como una fluida y continua comunicación con el equipo médico. El tratamiento del enfermo con cáncer debe hacerse desde una perspectiva multidimensional y multidisciplinar.

Además de todas estas funciones, el psico-oncólogo también puede realizar labores docentes y de investigación, las labores docentes son fundamentales para el desarrollo de esta profesión, ya que transmiten su importancia y pone en contacto a otros profesionales con la disciplina.